Archivos Mensuales :

agosto 2018

psicologos en oviedo

CLAVES PARA UN PENSAMIENTO POSITIVO

770 497 admin

Psicólogos Oviedo

Como psicólogos sabemos que tener ilusión y motivación en la vida es esencial para lograr nuestros objetivos vitales y en ello una actitud positiva resulta clave.

Es verdad que en determinados momentos es difícil no caer en el pesimismo pero tenemos claro que debemos de luchar contra él. El empuje positivo influye de manera decisiva en nuestra vida y nos ayuda a organizarnos, resolver problemas, conseguir nuestros objetivos y mantener nuestra salud mental.

Pensar en positivo es un hábito que con esfuerzo podemos aprender. Compartimos con vosotros algunas estrategias para lograrlo:

  1. Busca el lado positivo de las cosas. De todo lo malo se puede sacar un aprendizaje.
  2. Concéntrate en la búsqueda de soluciones enfocándote a actuar y no a la queja. Planifícate para resolver el problema.
  3. Huye de los extremismos. No piense en los extremos y réstale dramatismo a los problemas.
  4. No te sientas responsable de todo ni creas que las cosas que te suceden son siempre motivadas por tu comportamiento. Nunca sabemos qué lleva a los demás a actuar como lo hacen.
  5. No te quejes constantemente. La queja aumenta los pensamientos negativos.
  6. Visualízate logrando tus objetivos. Esto te dará fuerza para luchar por ellos y te hará sentirte más seguro.
  7. Sé generoso con los demás. Comparte con ellos tus habilidades y ayúdales. Te hará sentir muy bien.
  8. Rodéate de gente positiva. La positividad y el pesimismo son contagiosos así que evita la gente que te infunda negatividad.
  9. Expresa gratitud. Es una forma fácil de incrementar tu positivismo. Agradece lo que tienes cada mañana. Haz un lista detallada con todas aquellas cosas por las que debes expresar tu gratitud con la vida y los demás.
  10. Permanece tan alegre y animado como puedas. Haz cosas que te gustan y recuerda las buenas vivencias. Cierra los ojos y rememóralas. Intenta mantener la sensación positiva que despiertan en ti.
  11. Controla tu respiración. Practica una respiración profunda y pausada. Te ayudará a relajar tensiones.
  12. Medita. Con la meditación podemos aprender a soltar las emociones negativas y a visualizar situaciones positiva.
  13. Haz ejercicio. El cuidado de tu cuerpo hará que te sientas bien contigo y contribuirá a un estado de ánimo positivo.

Practica estas indicaciones. Verás como merece la pena

 Psicólogos Oviedo 

Contacto

 

psicologos oviedo

¿TENÉIS RECUERDOS DE CUANDO ERÁIS BEBÉ?

770 497 admin

Psicólogos Oviedo

Muchos pacientes de nuestro gabinete de psicología en Oviedo nos hablan de sus recuerdos infantiles. La mayoría de personas  creemos tener recuerdos de cuando teníamos dos o menos años. Pero los nuevos estudios publicados en la revista Psychological Science que  indican que seguramente estos recuerdos de bebé no sean ciertos y nos quitan la ilusión.

Los  expertos han determinado que las vivencias no se almacenan en nuestro cerebro antes de los tres años. Parece ser que la mayor parte de personas somos incapaces de retener casi ningún recuerdo antes de los cuatro años de edad. Es un  fenómeno conocido como Amnesia infantil por el que los recuerdos anteriores a los tres años desaparecen rápidamente.

Existen diversas hipótesis que intenta explicar esta amnesia. Unas se basan en el hecho de que a edad temprana el hipocampo aún está en plena fase de desarrollo y no es capaz de retener recuerdos a largo. Otras teorías se sustentan en que hasta que no desarrollamos un lenguaje estructurado somos incapaces de desarrollas nuestra memoria completamente. Pero sea el que sea el motivo, lo que parece estar claro es que se trata de invenciones.

Es verdad que casi el 40% de las personas creen acordarse de vivencias a edades más tempranas, pero esto es totalmente imposible. Estos “falsos” recuerdos se componen de la mezcla entre fragmentos de vivencias tempranas con datos obtenidos de conversaciones familiares o fotografías vistas.

Son representaciones mentales percibidas como auténticas o como recuerdos. Pero realmente no lo son.

El ejemplo típico de estas percepciones el del cochecito de bebé. Seguramente alguien nos contó que nuestra madre tenía un cochecito verde con lo que dicha imagen pasa a formar parte de nuestra imaginación. Poco a poco añadimos detalles, sonajero, manta, muñeco… y es en ese momento cuando en nuestra memoria se almacena como recuerdo de infancia.

Seguramente nos autoconvencemos de que los recuerdo son reales y no queremos creer que sean fruto de nuestra imaginación. Probablemente esto responda a la necesidad que tenemos las personas de reconstruir nuestra historia y de conocerlos los detalles de ella.

 Psicólogos Oviedo Asturias

Contacto