¿HAY SÓLO CUATRO TIPOS DE PERSONALIDAD?

psicologos en oviedo tipos de personalidad y sus trastornos: Mentis

¿HAY SÓLO CUATRO TIPOS DE PERSONALIDAD?

766 492 admin

Psicólogos en Oviedo

Es un tema controvertido como pocos. Pero en Mentis, como gabinete de psicólogos  en Oviedo con larga experiencia en psicología clínica, nos gusta reseñar cualquier estudio sin asumir ninguna conclusión a priori. Ahora bien, la primera pregunta sería ¿se puede clasificar a las personas en grupos de personalidades con rasgos distintivos? ¿Hay base científica para hacerlo?

La polémica de los tipos de personalidad

La tipología de las personalidades es un tema que para muchos psicólogos merece ser relegado a los libros de autoayuda. A pesar de sus antecedentes históricos, que arrancan desde los temperamentos de Hipócrates pasando por los indicadores Myers-Briggs estos sistemas de clasificación de las personalidades suelen considerarse el fruto de un reduccionismo con escasa base académica y experimental. En definitiva, una simplificación con fines más o menos divulgativos.

En nuestro ejercicio clínico como psicólogos en Oviedo constatamos que el peso de las etiquetas muchas veces puede ser perjudicial.  Y a veces actúa como una losa que dificulta la superación de ciertos problemas psicológicos. Las múltiples facetas de cada personalidad, además, hacen a cada persona única. Tanto a la hora de recibir un tratamiento psicológico, como de manifestar la respuesta a ciertas terapias. Definitivamente, no hay dos personas iguales.

Aportaciones más recientes

Sin embargo, un estudio publicado en la revista ‘Nature Human Behavior’ llevado a cabo por un equipo de la Universidad de Northwestern, en Evanston, Illinois, parece proclamar lo contrario. O al menos, eso sostiene William Revelle, profesor de Psicología en la Facultad de Artes y Ciencias de Weinberg. Todo un especialista en Medición de la Personalidad, Teoría e Investigación y coautor del estudio.

El volumen de la muestra, con más de millón y medio de encuestados, tiene entidad suficiente cuando menos. Aprovechando las posibilidades que ofrece internet, las encuestas se han prolongado durante varios años. Y han abarcado a habitantes de muy diferentes países. Algo que trasciende, cualquier estudio estadístico a nivel nacional. Y, por supuesto, las posibilidades de contraste de historias clínicas en un gabinete de psicólogos en Oviedo, como Mentis.

El método empleado, consistió en la utilización de ciertos algoritmos para detectar indicativos de la presencia de cinco rasgos de personalidad. Se trata de rasgos comúnmente aceptados en psicología. Y son: el neuroticismo, la extraversión, la apertura, la amabilidad y la escrupulosidad.

Conclusiones: 4 tipos de personalidad

La aparente conclusión es que a partir del análisis de tan gran volumen de datos sería posible establecer rasgos psicológicos comunes a cuatro tipos muy marcados de personalidad: La personalidad típica o media, la reservada, la predominantemente egocéntrica y el llamado modelo a seguir.

El tipo medio se caracterizaría por mayores puntuaciones en neuroticismo y extraversión. Mientras que el resevado lo haría en amabilidad y escrupolosidad. El egocéntrico manifestaría alta exraversión con bajos índices en apertura, amabilidad y escrupolosidad. Finalmente el modelo a seguir se caracterizaría por sus bajos niveles de neuroricismo, puntuando alto en los demás rasgos.

Desde Gabinete Mentis, no obstante, somos conscientes de que los problemas psicológicos, trastornos de la personalidad o situaciones emocionalmente adversas provocan muy diversos efectos y reacciones en los individuos. Por eso los parámetros  de ajuste a determinados rasgos de personalidad estandarizados no son muy fiables. O, al menos no pueden considerarse como un traje a medida.

Quizás una de las aportaciones más inspiradoras de este estudio estribe en que con la edad, según parece, todos manifestamos cierta tendencia a acercarnos al tipo de personalidad identificada como modelo a seguir. O lo que es lo mismo, nuestras personalidades tienden inexorablemente a mejorar con el paso del tiempo. Algo muy tranquilizador, a priori.

Para más información: