OBSESIONES

Mentis psicologos

OBSESIONES

768 496 admin

Psicólogos  Oviedo

Es cierto que casi todos nos hemos obsesionado alguna vez con algo y sabemos lo que es no poder dejar de darle vueltas a alguna preocupación o suceso que no deja de aparecernos en la mente una y otra vez, por eso desde Gabinete Mentis Psicólogos Oviedo hoy queremos hablaros sobre las obsesiones y el tipo de obsesiones existen.

Existe un tipo de obsesiones que se pueden considerar normales que son las que desaparecen cuando el problema que las ha causado se soluciona y superamos el motivo que las estaba provocando. Por ejemplo, si tu pareja te dejará, no sería raro que te obsesionaras pensando en lo que ha pasado o echando de menos a esa persona. En ciertas ocasiones esta obsesión o preocupación puede ser dolorosa, estresante  y realmente persistente, aunque sea normal.

Otro tipo de obsesiones,  más graves, son las que forman parte del llamado trastorno obsesivo compulsivo o TOC. La persona que las experimenta siente algo ajeno a sí misma. Por ejemplo, un individuo puede obsesionarse pensando que podría coger un cuchillo y hacer daño a alguien. Se trataría, en esta ocasión de un pensamiento que no tiene nada que ver con los verdaderos deseos o sentimientos de esa persona que no tiene ninguna intención de hacer daño a nadie. Este  pensamiento es un intruso en su mente que parece surgir de la nada.

Las obsesiones del trastorno obsesivo compulsivo van casi siempre acompañadas de compulsiones, que son actos repetitivos destinados a hacer desaparecer la obsesión.  Por ejemplo, si una persona tiene el pensamiento obsesivo de que hay gérmenes por todas partes y podría contagiarse de una enfermedad horrible, está idea le provoca una gran ansiedad que para eliminarla  se lava las manos con mucha frecuencia o usa guantes para no tocar nada. Otra obsesión habitual es las que lleva a pensar a las personas que si no tienen todo colocado en un determinado orden algo horrible va a pasar, y aunque no pueden precisar qué es lo que puede pasar, sienten una tremenda ansiedad que les hace poner cada objeto en el orden y posición exacta.

En definitiva, las obsesiones del trastorno obsesivo compulsivo suelen ser ideas absurdas y la misma persona que las padece las reconoce como absurdas aunque a pesar de saberlo no pueda librarse de ellas. La persona que tiene un trastorno obsesivo no es capaz de descartar las ideas absurdas que no vale la pena considerar.

Entre las obsesiones más frecuentes esta el temor a causar daño a otros, que le pase algo a el o a su familia, el temor a contaminarse, tener ideas agresivas o de contenido sexual, tener escrupulosidad, sentir una religiosidad excesiva, tener pensamientos prohibidos, sentir la necesidad de simetría, de que todo esté en orden, de decir o confesar algo,… y dentro de las compulsiones o conductas que más se repiten están el lavarse, repetir una opción hasta hacerla bien, asegurarse de haber cerrado la puerta, el agua o el gas, tocar algo repetitivamente, contar objetos o contarlos hasta un determinado número, ordenar o acumular todo sin poder tirar nada.

Cualquier persona puede tener ideas absurdas que se le meten en la cabeza, como pensar ¿y si de repente pierdo el control y empiezo a dar gritos en medio de la reunión?, pero si está idea solo le preocupa durante unos segundos y luego la deshecha no se puede considerar trastorno, sino que se debe al funcionamiento normal de la mente humana cuyo trabajo consiste en generar ideas continuamente por lo que no es extraño que muchas de esas ideas sean absurdas. Las supersticiones o uso de amuletos para evitar que pase algo malo podrían pertenecer a esta categoría.

Si sentís que padecéis estos síntomas, queremos que sepáis que os podemos ayudar. Podéis poneros en contacto con nosotros en cualquier momento. Estaremos encantados de atenderos.

Psicólogos para adultos en Oviedo