CÓMO CONTROLAR LOS NERVIOS. AUTOAYUDA

Psicólogo Oviedo

CÓMO CONTROLAR LOS NERVIOS. AUTOAYUDA

766 498 admin

Psicólogos Oviedo

La ansiedad puede manifestarse de diversas maneras. Desde un simple nerviosismo en un momento concreto, hasta un gran pánico.

Si embargo, existe una gran diferencia entre la ansiedad y el nerviosismo. El estado de ansiedad que experimenta una persona suele ser irracional. A menudo, no se es capaz de precisar que le preocupa o atemoriza. Por el contrario, el nerviosismo está vinculado a hechos concretos con los que lidiamos en nuestra vida cotidiana. Un claro ejemplo es dar un discurso en público, asistir a una entrevista o examen…

El nerviosismo es una reacción a una situación atemorizante, mientras que la ansiedad posee un carácter más difuso.

El trastorno de la ansiedad, puede provocar ciertos síntomas muy agudos que algunas personas llegan a confundir con un infarto, como dolores en el pecho, presión, nauseas, mareos… Por el contrario, el nerviosismo suele terminar una vez ha finalizado el evento que lo ha provocado.

Desde nuestro gabinete de psicólogos Oviedo, te facilitamos algunas estrategias de autoayuda para controlar este tipo de situaciones:

Contacto con la naturaleza. Dar un paseo por la naturaleza es algo muy relajante que ayuda a controlar los nervios. Busca sitios tranquilos y silenciosos donde poder disfrutar de la calma.

Practica técnicas de relajación. Existen múltiples opciones, como la relajación muscular progresiva.

Respira. Nuestra respiración se agita y nos cuesta inhalar, aumentando el nivel de alerta de nuestro cerebro. Una respiración pausada y lenta ayuda a relajar los nervios enviando mensajes al cerebro de que todo esta correctamente.

Deporte. No importa de qué deporte se trate. La práctica de ejercicio contribuye a aumentar los niveles de serotonina y dopamina, generando una sensación de satisfacción.

Meditación. Practica diferentes técnicas, como el midfulness.

Plantea tus pensamientos. Cuando nos ponemos nerviosos, la mente se desboca asaltándonos todo tipo de ideas, la mayoría muy poco realistas. Una buena técnica es cuestionarse la verosimilitud de las ideas, preguntándonos: ¿esto es realista?

Psicólogo en Oviedo