consejos

INSOMNIO PSICOLOGOS OVIEDO

COMBATIR EL INSOMNIO Y OTROS TRASTORNOS DEL SUEÑO

768 496 admin

Psicólogos  Oviedo

Hoy desde Gabinete Mentis Psicólogos Clínicos en Oviedo os queremos hablar de cómo combatir el insomnio y los otros trastornos del sueño, buscando sus causas, y posibles soluciones.

Hay diversas patologías que nos impiden dormir correctamente, como por ejemplo los problemas digestivos, las personas que necesitan ir mucho al baño por padecer problemas de próstata o síndrome del colon irritable o bien cualquier forma de enfermedad o lesión que cause dolor crónico continuado. Otros síndromes como la apnea del sueño o el síndrome de piernas inquietas, afectan a la calidad del sueño, impidiendo que este sea reparador. También influyen negativamente sobre el sueño de las mujeres, en concreto, los cambios hormonales producidos durante el embarazo o la menopausia. Por otra parte, la falta de silencio, de oscuridad o la poca ventilación del dormitorio, son las causas externas más habituales del insomnio o los problemas para conciliar el sueño.

Sin embargo, existen otros trastornos del sueño que impiden descansar como se debería y que no son ajenas a cualquier gabinete de psicólogos en Oviedo, como Mentis. A nuestra consulta acueden a diario personas con distintos problema de origen psicológico o emocional, y buena parte de ellos, producen una deficiencia o alteración del sueño como resultado más o menos visible. Entre aquellas circunstancias o enfermedades con mayor incidencia en el sueño destacaríamos a las personas que padecen elevados niveles de estrés, episodios de ansiedad, u otros padecimientos como la depresión o la esquizofrenia.

El insomnio consiste en la reducción de la capacidad para dormir, ya sea para iniciar el sueño o para mantenerlo. Es el trastorno del sueño más frecuente entre la población y se muestra con más asiduidad entre las mujeres y los ancianos.

También existen las pesadillas y los terrores nocturnos, que afectan sobre todo a los niños, entre un 10% y un 50% según el Instituto de Investigaciones del Sueño y acostumbran a desaparecer en la adolescencia. En Psicólogos Mentis Oviedo contamos con amplia experiencia en el tratamiento de estos trastornos en niños y adolescentes. Si bien no son trastornos privativos de la infancia puesto que cualquier adulto puede sufrirlos puntualmente si se encuentra bajo un gran estrés o sufre un episodio traumático. Son sueños de contenido terrorífico que ocurren generalmente durante la fase REM y que acaban por despertar al niño. Los terrores nocturnos son más graves, quienes lo sufren despiertan con un fuerte grito, taquicardia y sudoración, después de un terror nocturno el niño estará desubicado y no recordara lo que has soñado, a diferencia de lo que ocurre con las pesadillas, que si se recuerdan.

También existe el sonambulismo, este trastorno tienen lugar en el primer tercio de la noche y provoca despertares en los que la persona puede realizar acciones sencillas como sentarse en la cama o acciones más complejas como esconderse, deambular por otras habitaciones o incluso intentar abrir la puerta de la calle y salir. Los sonámbulos no responden a estímulos y es difícil despertarlos, de hecho, lo mejor que se puede hacer es acompañarlos de nuevo a la cama sin desvelarlos, ya que eso les desubicaría fuertemente.

El miedo a dormir, si durante unos días hemos sufrido insomnio podemos empezar a preocuparnos en exceso por el hecho de no dormir. Un estudio de la Academia Americana de Medicina del Sueño asegura que entre el 10 y el 15% de los adultos tiene trastorno de insomnio y sufre angustia relacionadas con ello durante el día, se trata de un círculo vicioso que nos lleva a la cama preocupados por si dormiremos bien o no, e irse preocupado a la cama es el primer paso para no dormir como deberíamos.

Estos son los consejos  para combatir el insomnio que os ofrecemos desde Psicólogos Mentis:

  • Debe asociar la cama, la hora de acostarse y el dormitorio con la relajación y el sueño, nunca con la frustración, el insomnio o la actividad.
  • No miré la televisión, ni escuche la radio, ni coma.
  • Acuéstese solo cuando tenga sueño, si no puede conciliar el sueño después de 15 minutos levántese de la cama relájese y vuelva a acostarse de nuevo cuando tengas sueño.
  • Establezca un horario de sueño regular acostándose y levantándose siempre a la misma hora, incluso en fines de semana y vacaciones.
  • Fumar y beber alcohol disminuyen de forma importante la calidad del sueño.
  • Evite la siesta, sobre todo por la tarde.
  • Realice ejercicio al menos 3 horas antes de irse a la cama, pero nunca después de cenar.
  • No mire el reloj, obsesionarse con la hora puede dificultar el inicio del sueño.
  • Realice una cena ligera dos o tres horas antes de irse a la cama.
  • Antes de acostarse puede tomar fruta.
  • Evite realizar comidas y cenas copiosas.
  • No beba líquidos justo antes de acostarse, ya que se despertaría lo largo de la noche para ir al baño.
  • Evite el café, el té y las bebidas de cola en las últimas horas de la tarde y por la noche.
  • No tome imnóticos ni sedantes sin prescripción médica.

No olvide que si no consigue dormir durante muchos días seguidos es mejor consultar con un psicólogo, ya que a veces los trastornos del sueño son debidos a la depresión o la ansiedad y pueden empeorar la situación. Si ese es su caso le recordamos que si necesita ayuda puede ponerse en contacto con nosotros. En Gabinete Mentis, Psicológos Oviedo estaremos encantados de atenderle.

Técnicas psicólogos en Oviedo

Contacta con nosotros.

DEPRESION 10 PSICOLOGOS OVIEDO

10 CONSEJOS PARA ENCARAR LA DEPRESIÓN

768 496 admin

Psicólogos en Oviedo

En nuestra última entrada ofrecíamos algunas claves para el diagnóstico de la depresión, considerada por algunos la pandemia del siglo XXI. Pero además de detectar cuándo estamos en presencia de una depresión, nuestra experiencia como psicólogos en Oviedo nos permite ofrecer algunos consejos prácticos para hacerle frente, que suelen revelarse bastante eficaces.

La psicoterapia puede empezar por nosotros mismos si estamos dispuestos a seguir pautas de conducta y de pensamiento que nos conduzcan a través de una espiral positiva a recuperar el bienestar emocional, o al menos a aproximarnos a él al máximo.

Son recomendaciones que desde Mentis como gabinete de psicólogos en Oviedo acostumbrados al ejercicio de la psicología clínica, hacemos llegar a todas aquellas personas aquejadas de este mal en todas sus fases. Por eso pueden aplicarse para superar un mero estado de tristeza emocional, a combatir los primeros síntomas de una depresión patológica o para afrontar una depresión ya diagnosticada. Ahí van:

  • Identifica y analiza la situación. No podemos combatir algo sin conocerlo, por lo que es de vital importancia saber por qué estamos así, ¿que nos ha llevado a poseer tal nivel de tristeza? y ¿que nos lleva a la depresión? Medita, tomate un tiempo y busca un lugar que te mantenga relajado y tranquilo, lejos de cualquier distracción. Analiza con detenimiento tus pensamientos más profundos ¿por qué eso nos ha afectado? Si se trata de una ruptura, o de un evento triste ¿por qué significa tanto para nosotros? ¿qué otras emociones produce en nosotros? Estas son preguntas que deben estar presentes en nuestro análisis. Mantén la mente concentrada solo en ti, en lo que sientes, como has reaccionado ante diversas situaciones y deja salir las emociones durante un tiempo prudencial.
  • Deja fluir tus emociones, pero con control. Aunque la tristeza es una emoción que solemos rehuir, durante algunas situaciones esta se hará presente inevitablemente. Es más, es una emoción normal cuya ausencia en ciertas circunstancias puede incluso resultar patológica. Por eso desde Mentis os decimos, ¡no la reprimas! déjala salir. Saber gestionar la propia sensación de tristeza forma parte de los atributos de la inteligencia emocional. Llorar es una forma saludable de dejarla salir. Pero ojo, prolongar estas explosiones durante un largo período en vez de ayudarnos, puede llegar a ser perjudicial. Es entonces cuando nuestros pacientes de Mentis Psicólogos en Oviedo, deben aplicar las técnicas de autocontrol necesarias para gestionar las emociones y reconducirlas a un nivel adecuado.
  • Distráete para dar esquinazo a la tristeza. Una vez que hemos sacado las emociones es tiempo de avanzar. Una de las razones primordiales por las cuales la simple tristeza se convierte en depresión es por porque no nos permitimos distraernos de ella. Si traemos a nuestra memoria la situación que ha generado esta emoción de manera recurrente, entraremos en un bucle de difícil salida. La terapia de la distracción suele ser muy útil. Aunque simple, el hecho de traer a nuestra memoria algún momento feliz o particularmente divertido, es también una herramienta muy poderosa para postergar la sensación de pesadumbre. Enfrentar un recuerdo negativo con otro recuerdo positivo es un recurso que desde Mentis Psicólogos en Oviedo nos gusta recomendar. Por supuesto, pueden realizarse otras actividades, ver programas de comedia en la televisión, ir al cine, jugar a tu deporte favorito, o cualquier actividad que sirva como distracción.
  • Desarrolla intereses y explora tus inquietudes. La falta de interés y la apatía ayuda mucho a la instalación de las conductas depresivas y también al aislamiento. Mantener vivos los intereses e iniciar actividades favorece la buena salud mental, pues ayudan a sentirse bien con uno mismo y mantienen la  mente distraída de los  los pensamientos negativos. Nuestra experiencia como gabinete psicológico nos ha revelado que  el simple hecho de cultivar un interés o iniciar una actividad remuneradora emocionalmente puede por sí solo, a veces, curar la depresión, el duelo y la ansiedad. Esto funciona especialmente si puedes encontrar una actividad que te permita enfrascarte en ella en cuanto empieces a sentir que los pensamientos negativos llegan a tu mente. La actual afición por el running no deja de estar conectada con sus estupendos efectos antidepresivos. En Oviedo disponemos de un entorno natural envidiable para hacer actividades al aire libre. Aprovéchalo.
  • ¡Oblígate a actuar! La depresión lejos de ser un estado normal, es un problema, y si no vemos que es un problema no tendremos la motivación suficiente para hacer nada. Oblígate a levantarte de tu cama o tu silla y realiza actividades. Retomar antiguas aficiones o buscar nuevas es un gran paso. Es cierto que los estados depresivos conllevan una sensación de impotencia o falta de energía para realizar las cosas más nimias. Pero recuerda que solo cambiando la forma en que pensamos y sentimos saldremos de la depresión.  Reafirma el poder de tu voluntad sobre tu cuerpo. ¡oblígalo a ponerse en movimiento!  Lo importante es activarse. Aunque sea empezando por pequeños movimientos a modo de ejercicio.
  • Visualiza metas.  Las metas dan sentido a la vida y sirven de motivación para levantarse cada día. Marcarse metas es una forma excelente para combatir la depresión. Puedes empezar por metas muy pequeñas y fácilmente realizables, como tener un pensamiento alegre por día, y luego ir aumentando la complejidad y dificultad de dichas metas. Es importante marcarse metas que sepamos que podemos realizar, así que empezar por metas simples es lo más indicado.
  • Crea una red social. Es parte de las metas que puedes marcarte para el futuro El ser humano no está hecho para vivir aislado, somos seres de naturaleza sociable y la depresión es un resultado esperable del aislamiento. Por eso, si quieres salir de la depresión debes empezar a conocer nuevas personas. Por supuesto esto no es tan sencillo.  Primeramente por la sensación de falta de energía, por la baja autoestima y el pesimismo que conlleva la depresión. Sin embargo, es importante que entiendas que conocer nuevas personas, llenarte de sus historias y entretenerte con la compañía de otros te ayudará a distraerte, a sentirte menos aislado y a mejorar tu autoestima, y así te animaras a intentarlo. Elimina los miedos y oblígate a crear una red social.
  • Procura salir y tomar el sol. Estar encerrado en casa no puede sino producir un humor negativo, la razón por la cual es imprescindible tomar el sol es muy sencilla, los rayos ultravioleta aumentan la producción de la serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar que puede contrarrestar los efectos de la depresión.
  • Controla tu dieta. Un conocido refrán dice “eres lo que comes”, y esto aunque no parezca tener ninguna relación con la depresión, de hecho, influye sobremanera en ella. Comer en exceso es una forma que muchas personas utilizan para enfrentarse a problemas que no pueden solucionar por sí mismas, ya sea porque no tienen las herramientas para hacerles frente o porque simplemente quieren evitar hacerlo. Además, las dietas desequilibradas influyen de manera negativa en el cerebro. Esto es cierto especialmente cuando nuestra dieta es demasiado rica en carbohidratos, que obligan al organismo a trabajar el doble para metabolizarlos usando los recursos que el cuerpo necesita para otras funciones. Luego está el famoso subidón de azúcar, que no es más que el exceso de glucosa en la sangre, lo que puede generar síntomas como fatiga, mareos, insomnio, poca concentración y bajo estado de ánimo. Por esto es mejor balancear la dieta elevando algo lo niveles de proteína (leche, huevos, leguminosas,..) y disminuyendo el consumo de carbohidratos (pan, azúcar, derivados de los cereales o arroz) para así ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo.
  • El último consejo es simple: SONRÍE. El lenguaje corporal, no solo se transmite al exterior sino también al interior, y la sonrisa solo transmite un mensaje ALEGRIA, si mantienes una sonrisa durante la mayor parte del tiempo tu cuerpo le estará transmitiendo a tu mente que estas feliz y este buscará como conectarse con este mensaje, sonríe y veras como esto te hace feliz.

La idea es que estos consejos sean practicados con disciplina y constancia para que puedan surtir efecto, y estas son tareas que te toca realizarlas a ti. Ponlas en práctica rigurosamente y veras como empiezas a sentirte mejor. Pero muchas veces superar una depresión,  especialmente en sus estadios más avanzados, requiere ayuda profesional.

Si te encuantras en un proceso como el que hemos descrito y sientes que no avanzas, que no eres capaz de manejar los estados de ánimo por ti mismo puedes ponerte en contacto con nosotros en Gabinete Mentís Psicólogos en la calle Cervantes número 10 – 2ºA de Oviedo, nuestro teléfono es el 985 24 38 06.

 

Contacta con nosotros

DEPRESION PSICOLOGOS OVIEDO

¿TENGO DEPRESIÓN?

768 496 admin

Psicólogos en Oviedo:

Somos muchos los psicólogos en Oviedo que afrontamos los tratamientos para la depresión casi a diario. Sea o no la pandemia del siglo XXI en las sociedades occidentales, la psicología ofrece herramientas útiles a todas las personas que padecen este problema. Y estas herramientas empiezan por la forma de aceptar la propia enfermedad e iniciar el camino para su curación.

Hoy en Gabinete Mentís Psicólogos Clínicos de Oviedo, vamos a hablar de la depresión.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo, presenta muchos síntomas conocidos y es en realidad un trastorno que se puede dar en varios niveles y se puede sentir por diversas situaciones que se presentan en la vida. A todos aquellos que presentan la patología de depresión o simplemente acuden a nosotros aquejados de tristeza emocional, tratamos de ayudarles a identificar lo que les está pasando. Lo primero sería, entonces, identificar correctamente los síntomas de la depresión, que vendrían a ser:

  • Perdida o aumento importante de peso sin hacer régimen, o perdida o aumento del apetito.
  • Insomnio o hipersomnio.
  • Agitación o enlentecimiento psicomotor.
  • Fatiga o pérdida de energía.
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados, no los simples auto reproches de culpabilidad por el hecho de estar enfermo.
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse.
  • Indecisión.
  • Pensamientos recurrentes de muerte, no solo temor a la muerte, ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa de suicidio, o un plan específico para suicidarse.

La depresión, de acuerdo con la OMS, es un mal que aqueja por lo menos al 10% de la población mundial, esta es una cifra muy grande, y ciertamente está lejos de ser una cifra estática, especialmente en los países desarrollados, donde los casos van en aumento cada año. Tales datos hacen que este trastorno sea uno de los más estudiados por los teóricos de la psicología. Y en Gabinete Mentis, como psicólogos en Oviedo de reconocida trayectoria en psicología clínica, somos conscientes de la importancia de mantener al día nuestra formación, sustentada en cada avance clínico, o en nuevas técnicas y estudios que proporcionan las claves para afrontar esta patología.

Por supuesto hay una diferencia cuantitativa y cualitativa entre la tristeza emocional normal y la depresión patológica, sin embargo, ambas influyen negativamente para realizar actividades del día a día, dificultándolas y haciéndolas tediosas. Recurrir al psicólogo puede ser de gran ayuda en ambas situaciones.

ADICCIÓN A INTERNET

900 578 admin

Psicólogos  Oviedo

Hoy desde Gabinete Mentis Psicólogos Clínicos en Oviedo os queremos hablar de la adicción que hoy día se tienen a Internet.

Los síntomas principales son la navegación por Internet durante más de 6 horas al día en vez de trabajar o estudiar ,  la tensión y el enfado generados en el usuario cuando no puede conectarse a la Red. Los internautas adictos reparten su tiempo en 5 actividades en particular: juegos online, visita a páginas pornográficas, redes sociales virtuales, compras por Internet y navegación en general. La falta de calor familiar y la ausencia de compañía y juegos reales son las principales razones para convertirse en un adicto a Internet.

Las posibilidades de la red son tantas que es muy fácil engancharse y desperdiciar demasiadas horas cada día.
Siempre han existido adicciones psicológicas (al juego, al sexo, al trabajo, a las compras…). A principios de los ochenta se escribió mucho sobre la adicción a la televisión. Paralelamente, hoy se estudia la adicción al móvil y a los videojuegos. Pero con la popularización de la informática nos enfrentamos a una modalidad adictiva más peligrosa: Internet.

Cuidado con…

  • Las páginas web. Lo más común. Buscamos páginas de nuestro interés y su alto número hace imposible verlas todas. Cuanto más navegamos, más webs descubrimos que exigen nuestra atención. En ellas conseguimos apoyo social o satisfacción sexual, creamos personalidades ficticias o sacamos a la luz aspectos ocultos o reprimidos de nuestro carácter y tenemos sensaciones falsas de poder.
  • El correo electrónico.- Mucha gente es adicta sin ser consciente de ello. Ha dejado de ser una herramienta de comunicación para convertirse en un instrumento para manejar nuestras agendas y contactos. Además, nos sentimos bien si recibimos correos: creemos que la gente nos quiere si nos escribe.
  • El ‘blog’.- Comprobamos demasiadas veces cuánta gente ha entrado en nuestra página, analizamos todo lo que nos sucede, lo que vemos o leemos por si es material aprovechable para un post, apreciamos más a nuestros lectores que a nuestros amigos y envidiamos a los que tienen más lectores, comentarios o escriben mejor que nosotros.
  • El chat.- Adaptamos nuestros horarios a los de nuestros interlocutores, nos enredamos en conversaciones banales mientras nos engañamos pensando que estamos teniendo una vida social plena y, cuando no chateamos, tenemos la sensación de que nos estamos perdiendo algo. Además, el carácter temático de la mayoría de los chats (fútbol, sexo, etc.) contribuye a alienarnos más y a distanciarnos de otras realidades.

Cuando el uso de Internet interrumpe significativamente y sin motivos las actividades habituales, se trata de una adicción en la que cada persona tiene la necesidad de aumentar la cantidad de tiempo conectado a Internet para sentirse satisfecha.

La adicción a Internet está estrechamente relacionada con la adolescencia. El perfil más frecuente suele ser el de varón joven con baja autoestima y fobia social (timidez), aunque hoy en día hay muchos jóvenes de carácterísticas diversas.

Entre los síntomas para detectar una adicción a Internet, nos encontramos con:

  • Cambios en los hábitos de vida para conectarse más a menudo, por ejemplo dormir menos horas.
  • Descuido de la salud y actividad física.
  • Evitación de otro tipo de actividades importantes.
  • Pérdida de contactos sociales.
  • Total concentración en la pantalla, ignorando lo que pasa alrededor.
  • Gran irritabilidad por ser interrumpido.

Los padres y educadores se deben fijar en:

  • El tiempo que pasa conectado a Internet sin necesidad de pasarlo.
  • La frecuencia con la que se conecta.
  • Los motivos por los que dice conectarse.
  • La actitud que muestra cuando se le molesta (irritabilidad, ansiedad, etc.).
  • La actitud que muestra mientras está conectado (absorto, muy concentrado, ansioso, etc.).

Como cualquier adicción, la adicción a Internet afecta negativamente a la persona y tiene serias consecuencias en:

  • Las relaciones con los otros.
  • El trabajo o las tareas que se desempeñan.
  • La salud.
  • Los hábitos diarios.

Por todo ello, si los padres y educadores están preocupados por la posibilidad de que un adolescente (o niño) sufra adicción a Internet, se debería contactar con un profesional. Por eso desde Gabinete Mentis Psicólogos Oviedo  queremos que sepáis que os podemos ayudar. Podéis poneros en contacto con nosotros en cualquier momento. Estaremos encantados de atenderos.

Psicólogos para adultos en Oviedo

Psicólogos para niños y adolescentes

Contacta con nosotros

TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON O SIN HIPERACTIVIDAD (TDAH)

900 578 admin

Psicólogos  Oviedo

Hoy desde Gabinete Mentis Psicólogos Clínicos en Oviedo os queremos hablar de lo que es el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad.

El TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) es un problema de seria importancia debido a su repercusión en el ámbito escolar, social y familiar. En concreto afecta a la capacidad del niño para:

  • Controlar su nivel de actividad (hiperactividad)
  • Frenar sus pensamientos y comportamientos (impulsividad)
  • Prestar atención a las acciones que realizan (inatención)

Características del déficit de atención- DA:

  • Presta suficiente atención pero no entiende
  • Parece no escuchar
  • No finaliza las tareas
  • Se distrae con facilidad
  • Es incapaz de mantener la atención durante el tiempo que requiere la actividad
  • Olvida y pierde cosas necesarias para su actividad
  • Está en las nubes en clase
  • Tiene dificultades para organizar las tareas escolares
  • Son desordenados y chapuceros
  • Es lento/a para realizar tareas habituales

Características del déficit de atención con hiperactividad- DAH:

A parte de las características que conlleva el déficit de atención, se añaden las siguientes:

  • Se mueve mucho (corre, salta, se balancea) sin fin alguno
  • Se levanta continuamente de su asiento en clase
  • Habla en exceso
  • Interrumpe las conversaciones y no sabe esperar turnos
  • Responden de forma precipitada a las preguntas que se le hacen
  • Son molestos y en ocasiones provocan el rechazo por parte de los compañeros y adultos
  • Se expone al riesgo sin pensar en las consecuencias

Es muy importante conocer las características que se presentan en cada niño para poder dar una respuesta eficaz. Asimismo, es necesario asesorar al profesorado y realizar un trabajo coordinado.

El trabajo se realiza de manera individual y por profesionales  con amplia experiencia en problemas de aprendizaje.
Además del trabajo  individualizado  contamos con cursos Técnicas de Estudio, enfocado a todos los niños que quieran mejorar su rendimiento en el aprendizaje.

Mitos/ Realidades

Aunque el TDAH existe, es un problema relativamente leve que desaparece con la edad.
El TDAH persiste en la vida adulta en un 30-70% de los casos, y sus síntomas también implican entonces dificultades personales, familiares y laborales. Además, su presencia, sobre todo sin tratamiento, es un factor de riesgo importante para la aparición de otros trastornos como ansiedad, depresión y abuso de drogas.

Si un niño no es hiperactivo, no puede tener TDAH.
Aunque con frecuencia el TDAH asocia síntomas de hiperactividad e impulsividad, el tipo predominantemente inatento sólo presenta sintomatología de inatención, por lo que las conductas más evidentes (inquietud, oposicionismo, agresividad) no están presentes en él. Por otra parte, las niñas son menos hiperactivas y menos impulsivas que los niños, por lo que una niña afecta de TDAH puede no manifestar de forma evidente los síntomas conductuales propios del trastorno.

El TDAH afecta sólo a los varones.
Aunque su proporción en varones es cuatro veces superior, las niñas también manifiestan este trastorno.

El TDAH se debe a factores relacionados con alergias alimentarias, aditivos y colorantes u otros problemas ambientales.
No existen pruebas científicas que señalen estos factores como causales del trastorno, ni tampoco que apunten a que los tratamientos basados en las restricciones dietéticas sean eficaces en general.

El TDAH se debe a la mala educación proporcionada hoy día por los padres.
El TDAH es un trastorno neurobiológico sin relación alguna en su aparición con las características familiares. Si estas son negativas lo agravarán, pero no son causa suficiente para producirlo.

El TDAH es un trastorno debido a la forma actual de vida, que antes no existía y cuyas cifras están aumentando.
Aunque es cierto que ciertas características de la sociedad actual pueden hacer más patente su presencia (las mayores exigencias escolares y sociales desde temprana edad, la menor disponibilidad de soportes externos para las familias actuales, etc.) no debe olvidarse que la primera descripción médica del trastorno data de 1902. Por otro lado, los datos sobre su presencia son estables a lo largo del tiempo y similares tanto en países industrializados como en países en vías de desarrollo y del llamado tercer mundo.

El niño con TDAH necesita clases especiales.
El TDAH no afecta necesariamente a la capacidad intelectual, aunque sus síntomas sí afectan al rendimiento escolar. Por ello, los niños con TDAH pueden precisar intervenciones específicas de tipo pedagógico, pero no una ubicación escolar diferente al resto de los niños de su edad y nivel de desarrollo.

El tratamiento farmacológico se utiliza en el TDAH para sustituir las intervenciones psicológicas y escolares, más costosas y eficaces.
Un reciente estudio llevado a cabo con más de 400 niños afectos de TDAH ha demostrado que el tratamiento multimodal (la combinación del tratamiento farmacológico y las intervenciones psicológicas y escolares) es el tratamiento más eficaz del trastorno. En la comparación del tratamiento farmacológico solo frente al tratamiento psicológico solo, el tratamiento farmacológico se demostró significativamente más eficaz.

Los psicoestimulantes producen dependencia o su uso induce la aparición de dependencias.
El uso correcto de los psicoestimulantes, del modo prescrito y a las dosis indicadas, no produce tolerancia (no deja de ser eficaz ni es preciso aumentar dosis, salvo por motivos de peso y edad) ni dependencia. Además, diversos estudios han demostrado que los niños en tratamiento tienen una menor probabilidad de presentar trastornos por abuso de drogas en la adolescencia y la vida adulta.

Los psicoestimulantes dejan de ser eficaces en la adolescencia.
Los estudios realizados en adolescentes señalan una eficacia de los psicoestimulantes similar a la que tiene en la infancia (70-80%).

Los psicoestimulantes son fármacos inseguros que producen múltiples efectos secundarios.
Los psicoestimulantes son fármacos con más de 30 años de uso y estudios que les avalan, y que han demostrado su eficacia y seguridad en el tratamiento del TDAH. No existen casos publicados de muertes por sobredosis o por otros motivos (a pesar de lo que algunas páginas en Internet indican), y en la mayor parte de los casos sus efectos secundarios son moderados y desaparecen en unas semanas.

El tratamiento con psicoestimulantes debe interrumpirse en vacaciones y fines de semana.
Aunque los psicoestimulantes tienen efectos positivos en el rendimiento escolar y la capacidad atencional, sus efectos son igualmente positivos sobre el control conductual del TDAH. Dado que el trastorno se manifiesta no sólo en el colegio, sino también en casa y otros entornos, debe mantenerse a fin de controlar sus síntomas también en estos ambientes.

Los psicoestimulantes alteran el crecimiento (por eso debe interrumpirse periódicamente)
Aunque los resultados de los estudios sobre el crecimiento aún no son definitivos, parece que esta afirmación no es cierta. En todo caso, los estudios que hablan de una disminución de la talla final de los niños refieren una disminución de 1 a 3 centímetros, lo que parece poco significativo comparado con las consecuencias del trastorno sin tratamiento.

Por todo ello, desde Gabinete Mentis Psicólogos Oviedo queremos que sepáis que os podemos ayudar. Podéis poneros en contacto con nosotros en cualquier momento. Estaremos encantados de atenderos.

Psicólogos para adultos en Oviedo

Contacta con nosotros

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?

900 578 admin

Psicólogos Oviedo

Hoy desde Gabinete Mentis Psicólogos Clínicos en Oviedo os queremos hablar de lo que es la inteligencia emocional.

La Inteligencia Emocional es la capacidad de manejar inteligentemente las emociones. No dejarnos dominar por ellas. Saber controlarlas, desembarazarse de los estados de ánimo negativos.

Normalmente se piensa que la inteligencia se refiere sólo a la capacidad intelectual de cálculo matemático y razonamiento lógico; en definitiva, al Cociente Intelectual (C.I.). Medible a través de los test de inteligencia, y que sirven para clasificar a las personas según su resultado, generalmente utilizados en el ámbito educativo. Pero más allá de esta concepción tradicional, las nuevas investigaciones en Psicología nos plantean resultados sorprendentes sobre la importancia de otras inteligencias que el ser humano posee.

Es decir, que el nivel emocional tiene un alto poder sobre nuestros pensamientos y, por ende, sobre nuestro comportamiento. el éxito en la vida, tanto profesional como personal, no está determinado por el nivel del CI, la inteligencia entendida tradicionalmente, sino por otras habilidades que definen a la Inteligencia Emocional. No es que sean conceptos contrapuestos, sino que interactúan; pero la Inteligencia Emocional es la que domina. La que nos marcará el camino del éxito o del fracaso en la vida.

Los principales componentes de la Inteligencia Emocional son:

  • Auto-conocimiento emocional (o conciencia de uno mismo): conocer cómo nos afectan nuestras emociones. Cómo nuestro estado de ánimo influye en nuestro comportamiento. Auto-observación interna contínua.
  • Auto-control emocional: dominio de uno mismo, no dejarse llevar por las emociones del momento. No se trata de acallar las emociones (eso nos llevaría a la apatía) sino que éstas no sean desenfrenadas, ya que nos conduciría a lo patológico.En definitiva, manejo de las emociones.
  • Auto-motivación (motivación): dirigir hacia un objetivo nuestras emociones nos permite estar motivados, fijándonos en las metas y no en los obstáculos.
  • Empatía: reconocimiento de emociones ajenas, saber interpretar qué le pasa al otro, por qué actúa de determinada manera, etc. ayuda a comprenderlo y a realizar un análisis positivo.
  • Habilidades sociales: las relaciones interpersonales son muy importantes para nuestro bienestar, ya que siempre de una u otra manera dependemos de los demás. Tolerancia, capacidad de comunicación, saber persuadir, negociar, tranquilizar y armonizar, son algunas de ellas.

¿Cómo desarrollar la Inteligencia Emocional ?

La psicoterapia apunta a que el paciente aprenda y desarrolle los cinco componentes de la Inteligencia Emocional para así poder aplicarlos en su vida cotidiana, y en aquellas situaciones difíciles o conflictivas que lo llevaron a consulta psicológica, sean problemas de relaciones familiares, laborales, síntomas de ansiedad, depresión, etc.

El objetivo es la búsqueda de una vida más tranquila, equilibrada y, por lo tanto, más saludable para la persona y su entorno. En la consulta psicológica se fortalecerá la conciencia de sí mismo, fundamental para la introspección psicológica (“¿Cómo soy verdaderamente?”). Con la mayor sinceridad posible hay que realizar una auto-evaluación crítica, encontrar los puntos fuertes de la personalidad pero, también, los puntos débiles que todos tenemos.

El psicólogo o psicóloga intervendrá como observador neutro en este auto-análisis para guiarlo hacia la mayor objetividad posible, ayudándolo a “escucharse”.

En la consulta de Psicología se aprenden las técnicas de la Comunicación Asertiva, que ayudan a enfrentar los conflictos con otras personas causantes de emociones negativas desbordantes. Esta se define como el derecho de poder y saber comunicar todo lo que se siente y se piensa respetando el derecho de los demás.

En resumen, algunas de esas técnicas son:

  • Hablar en primera persona (“Yo pienso…” “Yo siento…” “Yo creo que…”);
  • Utilizar el interrogante para hacer reflexionar al otro y evitar imposiciones (¿No crees que…?, ¿No sería mejor …? );
  • No juzgar ni criticar a la otra persona en forma directa ( “Tú eres una mala persona”, “Siempre haces las cosas mal”), esto lleva a que el otro por lógica trate de defenderse y lo haga en el mismo nivel, agrediendo verbalmente, lo cual se transforma en un círculo vicioso.
  • Buscar el momento y las palabras adecuadas para hablar con la otra persona. Esperar a que el otro este receptivo; si esta alterado no puede razonar con claridad, así que es inútil querer convencerlo de algo, o darle razones. Se trata de usar el sentido común, para encontrar ese punto íntimo de encuentro con la sensibilidad del otro, y así establecer una comunicación de igual a igual, despojada de rivalidad, orgullo y todas las emociones negativas que afloran en los conflictos entre personas.

No olvidar que la primera regla es estar totalmente relajado y utilizar la Inteligencia Emocional antes de enfrentar una comunicación asertiva.

¿Cómo actuar ante un problema que me desborda emocionalmente?

Ante un problema o dificultad que no se puede controlar emocionalmente, seguir los siguientes pasos:

  1. Reconocer que estoy dominado por una emoción: odio, rabia, angustia, tristeza, nerviosismo, ansiedad, etc. Tener conciencia de ello. Poder decir: “Ahora estoy muy nervioso” “Ahora, tengo mucha rabia”, “En estos momentos me domina una gran angustia” Y dar la señal de STOP . En este estado emocional, es conveniente que no diga ni haga nada, estoy dominado por una emoción, y todo lo que haga o diga puede ser equivocado porque no es posible pensar con claridad, aunque crea todo lo contrario.
  2. Relajarse: recurrir a una técnica de relajación o a una acción que me relaje. Si conozco técnicas de relajación,  respiratorias, musculares o mentales, aplicarlas en ese momento. Es muy importante, aprender una de estas técnicas, entrenarse en ella, para manejarla lo mejor posible, y así podré aplicarla en cualquier lugar y momento que la necesite. Si no es así, realizar cualquier acción que yo sé que me relaja, me tranquiliza (desde salir a caminar, tomar un vaso de agua, alejarme, recostarme o sentarme, etc.). Cada persona puede tener “su manera” particular de relajarse.
  3. Iniciar una acción, bien sea comunicacional o conductual. Es decir, tengo que pensar, decir o hacer algo, respecto a esa situación o problema que me provocó el desborde emocional. No hay que reprimir, ni aguantar, ni resignarse. Podemos decidir no hacer o decir nada, pero ello en sí mismo es una acción (“Yo decido”). Si es una preocupación o una idea compulsiva que me genera angustia y/o genera ansiedad, adoptar una postura crítica con aquello que me preocupa, y des-dramatizar. (¿Es tan importante realmente?, ¿qué es lo peor que puede pasar?, etc.). Utilizar la razón para dominar la emoción, dice la Psicología.

Si se trata de hablar con una persona con la que tengo una dificultad, aplicar las reglas de la comunicación asertiva, antes mencionadas. Poner en práctica la empatía. Si debemos tomar una decisión o acción, pensar en los pros y contras, evaluarlos comparativamente y asumir la responsabilidad, haciéndonos cargo de ello con las posibles consecuencias de nuestra decisión, es decir, asumiendo los probables riesgos.

En resumen, es a través de nuestra Inteligencia Emocional que podemos solucionar muchos de nuestros problemas psicológicos, emocionales, relacionales (familiares, sociales o laborales) y la terapia psicológica nos puede ayudar a desarrollarla.

Psicólogos en Oviedo

Contacta con nosotros

SUPERAR LA RUPTURA

900 578 admin

Psicólogos  Oviedo

Hoy desde Gabinete Mentis Psicólogos Clínicos en Oviedo os queremos hablar de cómo superar una ruptura amorosa o poner fin a una relación, ya que es siempre traumático, pero a menudo la ruptura es imprescindible.

Superar la ruptura, aunque es un proceso doloroso, con el tiempo  implica empezar una nueva vida con todo lo que ello supone.

Después de una primera fase caótica y de confusión llega una segunda etapa en la que aparecerán los miedos a la separación y a la soledad que ésta conlleva.

Finalmente se supera la ruptura y renacemos. Podríamos decir que el fin de una pareja no supone el fallecimiento del amor sino la posibilidad de un resurgimiento de éste en mi vida.

Superar una ruptura es siempre, el inicio de una nueva vida.

Con la ruptura de nuestra pareja se sufre mucho porque suele ser un proceso muy penoso y complicado, que nos lleva a situaciones de estrés, ansiedad, angustia y/o depresión. Por ello debemos pensar que muchas veces necesitaremos el asesoramiento un psicólogo o psicóloga. Acudir a un profesional es una muy buena opción, para que nos indique la forma adecuada de superar la ruptura, de enfrentar las emociones negativas que nos invaden y que no podemos,  por más que lo intentemos, controlar con nuestra voluntad. Además de los comportamientos impulsivos inadecuados que solemos tener sin quererlo. El conocer las técnicas que nos brinda la psicoterapia para superar una ruptura es de fundamental importancia.

¿Y mis Hijos?

Cuando la familia se separa, uno de los mayores problemas es cómo lo enfrentarán los hijos y cómo comunicárselo.

Es recomendable informar en forma conjunta a los hijos, en un clima de seguridad, confianza, afecto y calma sobre la nueva situación. Por supuesto, que es necesario no sólo no discutir delante de los niños sobre los temas vinculados a la ruptura de pareja como custodia, visitas, dinero de manutención, etc. sino además mantenerlos totalmente al margen de éstos hasta llegada una cierta edad como sería la adolescencia y siempre que ellos se interesen.

Evitar que los hijos se posicionen a favor de uno u otro padre, y que se sientan culpables al respecto. Es necesario mantener la imagen tanto del padre como de la madre como tal intactas para la buena salud psicológica de los mismos, más allá de nuestra opinión personal sobre la otra parte.

Pensar siempre que para superar una ruptura de pareja, con hijos, es muy importante no olvidarnos ni por un instante que nuestra obligación es preservar el bienestar de éstos, que sufran lo menos posible este gran cambio al que los sometemos.

Son nuestra responsabilidad y tenemos la exigencia de manejar nuestras conductas impulsivas negativas, que pueden aparecer debido a rencores, celos, ira, etc. con respecto al otro cónyuge.

Muchas veces nos cegamos y, aunque no lo podamos creer y ver, nos olvidamos de nuestros hijos o, lo que es lo mismo, no somos conscientes de que les estamos haciendo daño al dejarnos conducir por esos sentimientos negativos o agresivos.

Ruptura de Pareja y de Familia

Cuando una pareja entra en conflicto o simplemente no se siente a gusto, o considera que el sentimiento mutuo de amor se ha desvanecido y decide la separación, ya sea consensuada o no, uno de los mayores inconvenientes está dado cuando se tienen hijos en común.

La ruptura del matrimonio o pareja de sus padres les afecta de diversas maneras y, generalmente, en un alto grado debido a las dificultades de los padres sobre cómo abordar correctamente, saludablemente, la situación.

Son variadas las circunstancias que llevan a una separación de la pareja y de éstas dependerán las consecuencias más o menos negativas por las que tendrán que atravesar los hijos.

No es lo mismo una separación en malos términos -donde tanto previamente como durante el proceso de separación haya agresividad, ya sea física o psicológica- como una ruptura concertada entre ambos cónyuges; o cuando un cónyuge decide unilateralmente la ruptura;o si hubo infidelidades, etc.

¿Cómo enfrentar a los hijos ante la ruptura de la pareja?

La comunicación a los hijos de lo que está sucediendo o va a suceder, es fundamental para determinar cómo asumirán éstos la separación de los padres y el gran cambio que les implica.

Hay que tener en cuenta las diferentes edades de los hijos para utilizar las palabras acordes a ellas. Por eso si hubiera mucha diferencia de edad hablaremos con cada niño por separado pero siempre, si es posible, ambos cónyuges juntos.

Luego, en un segundo momento, volver a abordar el tema de la separación frente a todos los hijos para que no se transforme en un tema tabú entre ellos o entre ellos y sus progenitores.

En el momento de la comunicación es importante dejarlos que desahoguen sus emociones; es decir, si bien la primera reacción puede ser negativa, de bronca, silencio, llanto o palabras agresivas, etc. no hay que asustarse y, simplemente, dejarla que fluya esperando a que cuando estén más tranquilos puedan entrar en razón. Hay que estar muy relajados a la hora de enfrentar esta situación de comunicación, preparados a respetar al máximo las reacciones de los hijos, aunque no por ello dejar que se nos vaya de las manos la situación.

Es decir, tratar de calmarlos en todo momento, demostrarles afecto, positividad pero dejándolos claro que si bien estamos atravesando un problema, es entre todos, poniendo la mejor voluntad y apoyándonos que saldremos adelante.

Con respecto a los motivos de la separación no siempre es necesario entrar en detalles, más aún cuando se trate de una “mala conducta” de una de las partes, ya que hay que tratar de preservar la imagen tanto de la madre o como del padre, por todos los medios. La causa de la separación es un problema de adultos que se arreglara entre adultos, y nada tiene que verla relación que cada uno tiene con su hijo. Un “mal marido” o una “mala esposa” no necesariamente va a ser un “mal padre” o una “mala madre”. Además no debemos nunca olvidar que conservar una buena imagen tanto paterna como materna, es fundamental para el equilibrio emocional y psicológico de los hijos.

Cada hijo desarrollará su relación personal con cada progenitor descubriendo cómo es cada uno en su función y pudiendo evaluarlos como tal.

¿Hay alguna edad en la que afecte menos a los niños la separación?

Muchos padres se preguntan si hay alguna edad en los niños que le perjudique menos la separación de los padres, de hecho demasiadas parejas esperan varios años para tomar la decisión bajo la excusa de que sus hijos son pequeños aun, postergando un ambiente familiar de manifestaciones agresivas, emociones y conductas de pareja negativos para el crecimiento de los niños. Pero no está comprobado científicamente que haya una edad donde los niños se vean menos afectados por una separación.

Sí que puede haber diferentes reacciones en sus conductas y emociones según la etapa de desarrollo en la que se encuentren. De todas formas en todas las edades es de esperar que sea inevitable que les afecte considerablemente ya que se trata de un cambio muy importante para ellos; el tema es lograr que les afecte lo mínimo posible y que se sobrepongan y adapten al gran cambio lo antes posible. Para ello es adecuado que se dé un clima de respeto, tranquilidad, buena comunicación tanto entre sus padres como hacia ellos; y que se sientan escuchados.

Psicólogos en Oviedo para niños y adolescentes

Contacta con nosotros